El catedrático de Literatura Manuel Aznar Soler habla en la Casa de la Memoria sobre el exilio cultural republicano en Argentina, con alusión a Alberti

 

Manuel Aznar Soler, catedrático de Literatura Española Contemporánea en la Universidad Autónoma de Barcelona, en una entrevista desarrollada en la Casa de la Memoria La Sauceda, en Jimena de la Frontera (Cádiz), el 23 de julio de 2019, esbozó algunos aspectos fundamentales del exilio de intelectuales republicanos en Argentina. La intervención del profesor Aznar, uno de los principales especialistas en el fenómeno del exilio cultural, se suma a las actividades del proyecto Exilio transoceánico, sobre el refugio de republicanos andaluces en Argentina, que desarrolla la Casa de la Memoria La Sauceda con el patrocinio de Iberarchivos.
En esta entrevista, Manuel Aznar señaló que “a diferencia del general Lázaro Cárdenas en México, la acogida por parte del Gobierno argentino del presidente Ortiz a los escritores, intelectuales, artistas del exilio republicano no fue muy favorable”. Aunque “realmente tuvieron muchos problemas”, estos intelectuales partían de la base de la existencia “de una tradición de inmigración gallega desde mucho tiempo”, y eso permitió a algunos escritores desarrollar su actividad. El profesor Aznar añadió a este respecto: “Estoy pensando en Rafael Dieste, cuyos compañeros de la redacción de Hora de España se exiliaron en México, pero él decididamente eligió Buenos Aires. Allí estaba Luis Seoane; había ya un grupo de escritores importantes”.

El papel de Editorial Losada
En relación con el mundo del libro de los republicanos españoles refugiados en Argentina, el profesor Aznar señaló: “Desde luego, la editorial Losada es una editorial fundamental en aquellos momentos, y como todos estos intelectuales tenían que rehacer sus vidas y querían seguir desarrollando sus trabajos, sus profesiones, el mundo editorial argentino, la vida cultural, una vida cultural de excelencia”, les brindó la posibilidad de continuar con su tarea. “Entonces hubo una presencia muy importante. Estaba también ya Guillermo de Torre, que es fundamental en la editorial Losada, como director de algunas colecciones”. Según dijo, “lo que hacen fundamentalmente ellos al llegar a la Argentina es encontrar empleos en editoriales. Son importantes las labores de traducción. Ellos dirigen también colecciones de editoriales de prestigio”. Además, “luego están las posibilidades de ingresos literarios en la prensa y en las revistas, y, por ejemplo, hay revistas como De mar a mar, Correo literario, que van a ser fundamentales dentro del exilio republicano español y que son una contribución fundamental a la historia de nuestro exilio republicano en América”.

Rafael Alberti y María Teresa León
Manuel Aznar se refirió al caso específico del poeta gaditano Rafael Alberti y su compañera María Teresa León. El catedrático Aznar explicó: “Rafael Alberti y María Teresa León estuvieron en el año 1939 en París, donde desarrollaron una actividad importante, pero finalmente se van a trasladar a Argentina y se van a convertir en dos referentes fundamentales del exilio republicano en Buenos Aires. Ellos tienen relaciones literarias anteriores, durante la guerra fundamentalmente, porque durante el año 1937 se celebra el II Congreso de Escritores para la Defensa de la Cultura, que se inaugura en Valencia, entonces capital de la República, el 4 de julio de 1937, y allá viene una delegación importante de escritores argentinos. Ha estado ya Ramón González Tuñón. Entonces cuando ellos llegan a Buenos Aires tienen ya una red de relaciones importantes, e inmediatamente se integran en la vida cultural argentina”.

Manuel Aznar Soler participó como ponente el 22 de julio de 2019 en el el V seminario sobre memoria histórica, dentro de los Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz, celebrado en San Roque (Cádiz) y organizado por el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y la universidad gaditana, con la financiación del Servicio de Ciudadanía de la Diputación provincial de Cádiz y otros organismos públicos. Su ponencia se tituló “Los escritores del exilio republicano de 1939 en Francia”.
Al día siguiente participó en una visita guiada a la Casa de la Memoria La Sauceda, dentro de las actividades complementarias de dicho seminario.

Los estudios de Manuel Aznar Soler se han centrado en el teatro español contemporáneo, desde Ramón María del Valle-Inclán hasta José Sanchis Sinisterra y Juan Mayorga, y en la literatura del exilio republicano de 1936, en particular en la literatura dramática. Es fundador y director del Grupo de Estudios del Exilio Literario (GEXEL), que dirige desde 1993. Asimismo es director de Laberintos, revista de estudios sobre los exilios culturales españoles y El Correo de Euclides. Anuario científico de la Fundación Max Aub. Dirige la Biblioteca del Exilio en la Editorial Renacimiento y también trabaja en el grupo vasco Hamaika Bide, asociación centrada en el estudio de los diferentes exilios vascos de los siglos XIX y XX.
Es autor de libros como Los laberintos del exilio. Diecisiete estudios sobre la obra literaria de Max Aub (Renacimiento), Valle-Inclán, antifascista (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, Cop d’Idees, 1992), República literaria y revolución (Renacimiento, 2010, 3 tomos), El teatro de Jorge Semprún (Amsterdam, Lit Verlag, 2015), Los Amigos del Teatro Español de Toulouse: historia de un grupo teatral español en el exilio francés (1959-2009) (Sevilla, Renacimiento, 2010) y Materiales documentales del segundo Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura (Valencia-Madrid-Barcelona-París, 1937).
Ha coordinado Las literaturas exiliadas en 1939 (Barcelona, GEXEL, 1995) y el Diccionario biobibliográfico de los escritores, editoriales y revistas del exilio republicano de 1939 (En colaboración con José Ramón López García.
Cuatro tomos. Bibioteca del exilio. Colección Anejos. Sevilla, Editorial Renacimiento, 2016).

Compartir en: