Diario de una andaluza en Argentina en busca de justicia para las víctimas de los crímenes del franquismo

El ejemplar, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

El ejemplar, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

El proyecto Memoria y exilio transoceánico, que desarrolla la Casa de la Memoria La Sauceda con el patrocinio de Iberarchivos, está dedicado al estudio del exilio andaluz en Argentina.  No obstante, en esta ocasión reseñamos un libro de la Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria que relaciona la memoria histórica española con el país sudamericano. En el mismo se aborda un viaje de una dirigente del asociacionismo memorialista andaluz precisamente a Argentina para reclamar justicia para las víctimas de la represión franquista en España. Esta iniciativa está recogida en un pequeño libro titulado En la silla del criminal. Diario de una andaluz en Argentina, escrito por Paqui Maqueda, con prólogo de Isaac Rosa y editado en 2014 por andalucesdiario.es. Esta obra está catalogada en esta biblioteca, con el número 1524, y en la red de bibliotecas de Andalucía. Su signatura es MH/ MAQ/enl.
En el primer capítulo la autora expresa: “… Hoy me encuentro en un avión que cruza el Océano Atlántico rumbo a Argentina, un país que acoge la voz de las víctimas española y se hermana con ellas. Un país cuya justicia ha admitido a trámite la denuncia presentada por un grupo de desecendientes de españoles en relación con los crímenes de lesa humanidad cometido por el fascismo español en el periodo que abarca desde 1936 hasta 1977”. Maqueda añade: “Viajo más de 10.000 kilómetros para pedir la justicia que se nos niega en nuestro propio país”.

En otro pasaje, expone la autora: “Argentina ha decidido plantar cara a su pasado y en un ejercicio de valentía y dignidad, no exento de dolor, ha comprendido que para pasar las páginas  de la historia de un pueblo primero hay que leerlas”.
En el prólogo, Isaac Rosa escribe: “Recuerdo leer en Buenos Aires la prensa local y descubrir con asombro las noticias que hablaban de torturadores identificados y detenidos (…). Qué diferente a la desmemoria que todavía sufren tantos en España”.

Compartir en: